martes, 14 de diciembre de 2010

Recordar a mi padre en este més de diciembre

El 28 de diciembre de 2009, partió mi padre, se fue tranquilo, se quedó como él decía de esos casos, como un pajarito, el siempre amó los pájaros, tenía canarios, cardenales, capanegra, pericos de Java, en sus últimos años tenía en su ventana unas jeringas, a las que agregó algo rojo para que parecieran flores; esto les gustaba a los tucusitos (nombre que en la jerga popular se le da al colibrí) y durante el día tocaban con su largo pico en la ventana pidiendo más.

Llegué a su lado en su lecho de enfermo en la clínica el día 22, se mantenía semi inconsciente, pero decía algunas cosas, preguntó por mis hijas, por María Teresita y en especial la gringuita. El 23 estaba todo el día dopado, y el 24 en un arranque me pidió que le acercara mi mano y me la besó, eso me dijo que se estaba despidiendo.

El 26 se mantuvo despierto y en la tarde conversó brevemente con las enfermeras, las invitó a comer helados. Esa noche me dijo que su padre estaba en la habitación, llegó mi abuelito, le queda poco. Lo acaricié, le hablé de mi nieta le mostré las fotos, no sé si se dio cuenta, pero espero de corazón que sí.

El 27, tenía problemas de flema y fue duro, pero en la tarde abrió los ojos y dijo “Hola Amor” y dije llegó mi mami, ya lo vino a buscar. Un rato después dijo “Susana Eugenia”, y no dijo más nada, pasó un rato inquieto le pusieron una sonda que lo puso muy incómodo después se tranquilizó pero como a las 10 pm vino un Dr. y le pasó la sonda de nuevo pero no se movió, la respiración estaba suave y pareja, y pensé que ya estaba en coma, ya a las 3 am lo limpiaron y pusieron suero y me recosté al verlo tranquilo, pero a las 3 y 20 del 28 de diciembre, me dijo la enfermera que no estaba respirando. Me preguntó si le aplicaban el método de resucitarlo y le dije a la enfermera que lo dejara descansar en paz, que no hicieran esperar más a mi mamá, y esa misma paz la sentía yo dentro de mí, sé en mi corazón que para ese momento estaría en el cielo tocando al piano “Contigo en la Distancia” y mi mami con sus hermosos ojos azules cantándola y ambos viéndose por la eternidad.

Nunca los olvidare mis viejitos queridos. Descansen en paz…